Área Social

"Nuestra Catedral". Artículo de opinión de un socio xerecista

"Hace cuatro años por estas fechas, Xerecistas reconocidos, de corazón y voluntad, se reunieron de forma casi anónima y personal pero con un inconsciente colectivo que les llamaba a tomar una decisión de la que poco a poco estamos empezando a ver sus frutos".

 

 

 

 

Jueves, 17 Agosto de 2017- 11:07 Horas - xerezdeportivofc.com

NUESTRA CATEDRAL

 

Como expone Miguel Ángel Santos Guerra en su libro "Construir una Catedral":

Se estaba construyendo la catedral de Chartres. Los obreros trabajaban afanosamente en las tareas de la costosa y lenta edificación. Un buen día pasó por allí un viandante que se detuvo para observar las obras. El día era en extremo caluroso y, bajo aquel sol de justicia, los obreros trabajaban sudorosos y extenuados. El viandante se dirigió a uno de los trabajadores que, maldiciente y, con el rostro contraído por el esfuerzo y la acritud, levantaba una piedra enorme.

 

- ¿Qué está haciendo, buen hombre?, preguntó el viajero.

 

- Ya lo ve, levantando esta enorme piedra. Con este sol abrasador el trabajo resulta insoportable. Esto no hay quien lo aguante. Un día tras otro. Un mes tras otro. Un año tras otro. Unos días, como éste, con calor, otros con lluvia, muchos con frío. Maldito el día en que me contrataron para este trabajo.

 

El viandante camina unos pasos y se dirige a otro trabajador que, después de golpear una enorme piedra con el pico, está levantando con gran esfuerzo para colocarla sobre otra.

 

- ¿Qué hace usted, buen hombre?, pregunta al esforzado trabajador.

 

Molesto por la mirada del visitante y malhumorado por el terrible esfuerzo que acaba de realizar, contesta mientras se seca el sudor:

 

- ¿Es que no lo ve? Estoy levantando este interminable muro que, si Dios no lo

 

remedia, acabará conmigo.

 

El viandante avanza un poco más y se encuentra a un tercer trabajador que está realizando una tarea similar a la de los dos anteriores. Está levantando una enorme piedra para colocarla en el lugar adecuado.

 

- ¿Qué está haciendo usted, buen hombre?, pregunta por tercera vez el viandante.

 

El trabajador, sonriente y orgulloso, contesta de manera entusiasta:

 

- Estoy construyendo UNA CATEDRAL.

 

Los tres trabajadores estaban haciendo una tarea similar. Una tarea que requería esfuerzo y tesón. Pero la actitud con la que la realizaban era muy diferente. Uno maldecía la tarea. Otro, resignado y miope, realizaba rutinariamente su trabajo a la espera del jornal. El tercero disfrutaba de la tarea imprimiendo a su trabajo un sentido elevado y motivador.

 

Hace cuatro años por estas fechas, Xerecistas reconocidos, de corazón y voluntad, se reunieron de forma casi anónima y personal pero con un inconsciente colectivo que les llamaba a tomar una decisión de la que poco a poco estamos empezando a ver sus frutos.

 

Se ha ascendido en tres ocasiones en cuatro años, se ha creado una infraestructura que, con sus virtudes, y debilidades, hace que el club funcione. Se ha conseguido que jugadores que de otro modo quizás hubieran quedado en el anonimato, hayan conseguido ser dados a conocer e incluso jueguen en categorías profesionales. Y ante todo ello, deberíamos de plantearnos el camino que debe de proseguir este proyecto en común de tantos y tantos xerecistas en la sombra, pero no perdidos ni extraviados ni como alguien se atreve a decir, que vayan al defensor del socio a plantear sus quejas. Son los que apostaron por este Proyecto, los que siguen sacando su carnet de socio, que no de abonado, los que siguen acudiendo en masa cada vez que son convocados, los que ni se han aburrido, ni están a gusto ni tranquillos en sus casas; ni sienten que este no es su verdadero club. Son los xerecistas que entendieron, quisieron, optaron y dieron cada uno lo que podía de si para que esto saliera para adelante.

 

En este marco, y pensando en estos, me permito plantear la presente exposición.

 

El hombre, por naturaleza, es un ser social y además proclive a la formación de grupo, a ser posible de su propio grupo, en el que se siente admitido, aceptado, respetado y referenciado. El grupo, por otra parte, necesita una cohesión, unas normas, una organización; siendo espoleta de todo eso, un fin en común, un proyecto, una comprobación continua, además, de que el mismo es válido, posible y comparativamente plausible.

 

Si nos fijamos, todos y cada uno de estos caracteres, son los que se reflejan y materializan en un proyecto como el nuestro de Club Deportivo con representación de equipo de futbol que compite en categorías federadas.

 

Pero, nos preguntamos, nos debemos de quedar ahí?. El proyecto no debe de ser mucho más? Debemos prevenir que nunca más el xerecismo sea secuestrado?.

 

Creemos que el Xerecismo, como ideal, como asociación de jerezanos de origen o espíritu, como grupo humano amplio y complejo, debe de ser mucho más.

 

Rememorando la Edad Media, los burgos que comenzaban a tener cierta importancia y relevancia social y económica, llegado el momento y partiendo del espíritu religioso además del social que imperaba se atrevían de manera quijotesca a un proyecto descomunal. "La construcción de UNA CATEDRAL".

 

Solo podemos vislumbrar esbozos de lo que ello significaba. Un grupo de vecinos influyentes, acervados por el poder religioso, decidían comenzar una obra de dimensiones descomunales aún siendo conscientes que con toda probabilidad, no iban a poder conocer el fin del proyecto. Con la noticia, comenzaba a movilizarse toda la población del burgo, a circular información, a comenzar a mantenerse reuniones, a plantearse todo tipo de ideas, proyectos, planteamientos. Sin perjuicio de posturas egoístas o interesadas de protagonismo, se comenzaba a organizar la idea a formar grupos de trabajo.

 

Al correrse la noticia, acudían al burgo todo tipo de personas, pedreros, alarifes, comerciantes, prestamistas y multitud de personas que de una u otra forma veían en el proyecto por un lado, la posibilidad de ganarse la vida y por otro un referente claro sobre la prosperidad de ese burgo capaz de tamaña aventura.

 

Se conseguía potenciar exponencialmente las relaciones entre los vecinos, un nuevo incentivo vital, una esperanza, un motivo suficiente para proyectos y trabajo en común, al que todos los ciudadanos, sin diferencias de clases sociales, razas, ideas, se coordinaran para un proyecto de todos. Desde este punto de vista, que llega a ser sobrecogedor deberíamos situarnos a la hora de posicionarnos en el ciudadano de esa villa o burgo cuando, por primera vez, terminada la obra catedralicia, accede a la nave principal de la catedral y comprueba el resultado del proyecto llegado a su fin. Ser conscientes de todos y cada uno de los recuerdos que pueden y deben de pasar por la mente de esa persona.

 

Con todo ello, queremos asumir y exponer, la importancia que creemos que adquieren las decisiones colectivas como la nuestra, ser conscientes de ello y actuar conforme a las mismas en desarrollo y potenciación de estos valores colectivos.

 

1.- Valores a potenciar:

 

- El Xerecismo, como referente de un colectivo de personas, de diferente edad, credo, creencia, sexo, raza, opinión, clase social, puestos en común.

 

- El Xerecismo como ideal de grupo, con expresión en una actividad deportiva futbolística que, por un lado se materialice en un club deportivo federado que represente a esta colectividad, y que sirva como referente de este proyecto social y humano de conseguir los mayores éxitos deportivos pero siempre partiendo de las premisas de valores humanos, sociales, solidarios, personales.

 

- El profundizar en el sentimiento xerecista como lazo de cohesión y conexión, que hace posible que personas de las más distintas clases sociales, educaciones, culturas, estatus social, edad, sexo, creencia, lleguen a conocerse, dialogar, cambiar opiniones y crear realmente una colectividad humana a la vez que vecinal.

 

- El entender que el futbol, el equipo, son y deben de ser no el fin, sino el fruto de una organización, un planteamiento, una tarea bien hecha que, como consecuencia de ellas, dan buenos resultados, pues lo contrario sería un fruto efímero.

 

- El ahondar en los principios democráticos, que tienen y deben de tener su base en una educación democrática y la preparación del individuo, y en este caso socio, de cara a sus responsabilidades de decisión.

 

- El comprender que el Xerecismo, es un patrimonio inmaterial de todos y cada uno de los xerecistas. Que, como tal, debe ser conservado, mejorado, revitalizado y administrado como parte quizás preferente del patrimonio del club.

 

Por todo ello, se plantea, como llevarlo a cabo:

 

Todo este Proyecto, que puede y debería de ser el argumento troncal del Club, pensamos que debe de pasar por:

 

Primero.- La implantación de una estructura propia que debe de pasar, por la consecución de unas instalaciones propias, una organización debatida, racionalizada y cimentada.

 

Segundo.- El reconocimiento, estudio, desarrollo y enriquecimiento del Xerecismo, como Patrimonio Inmaterial del Club, y cuya administración compete al mismo.

 

Tercero.- La consolidación del Club, como organización, no solo en lo deportivo, sino en lo funcional, con participación activa de todos los socios, con el compromiso de buscar responsabilidades e ilusiones compartidas a todos y cada uno de los más de cuatro mil Xerecistas comprometidos.

 

A estos efectos, profundizar en: Foros y Ateneos, Peñas, Asociaciones de Jóvenes y Veteranos, puesta en marcha del programa Participa. La gestión y constitución de las Comisiones colaboradoras de la Junta Directiva Económica, Social,. Deportiva y Jurídica. La creación de Comisión Extraordinaria de un Xerez a medio y largo plazo, que comience a programar Proyecto de Viabilidad de Futuro del Club, su constitución en su caso en sociedad anónima deportiva y sostenibilidad.

 

Teniendo como fundamentos:

 

- La práctica del deporte como actividad personal y del futbol a nivel colectivo, tanto en su faceta aficionada como federativa bajo los principios de etica, honestidad, deportividad, competitividad sana, siendo objeto de estudio y gestión de los mismos en todas y cada una de las categorías de los equipos de la asociación así como también de los socios y aficionados. Con posibles propuestas como la creación de un premio anual, a la deportividad.

 

- El estudio, investigación, trabajos, sobre el Xerecismo, ayer/hoy/mañana. A estos efectos se debería crear concursos y convocatorias anuales de valoración y calificación de trabajos al respecto.

 

Tercero.- Estructurar el Xerecismo, como instrumento transversal de política y acción social de vertebración de los jerezanos. Como herramienta válida para que, un porcentaje importante de jerezanos, de muy diferentes clases sociales, económicas, de opinión, de riqueza económica y personal, sean capaces de llegar a conocerse, dialogar, comprenderse e incluso llegar a colaborar de forma directa y mano a mano.

 

Para muchos de nosotros, el hilo argumental del xerecismo, nos ha servido para llegar a conocer a otras muchas personas con las que, de otro modo, nunca habríamos llegado ni a saludar. A estos efectos nos planteamos proyectos a nivel de gestores sociales, jurídicos, sociológicos de campañas y actividades de comunicación social. Hacer valer el deporte, el futbol, como arma de creación de relaciones sociales, de educación en valores.

 

Cuarto.- Trabajo permanente de concienciación y profundización en la democratización del club, como referente de una cultura y actuación a nivel personal y colectivo democrático, que sirva, por un lado, como método de aprendizaje de convivencia en respeto y tolerancia.

 

Así mismo, en la participación permanente de todos y cada uno de los socios, en la gestión de nuestro club. Todos somos necesarios, nadie indispensable.

 

Hacernos ver a cada uno, como aquellos constructores de Catedrales, lo que cuesta el llevarlo a cabo, el esfuerzo común, la responsabilidad de sentirse copropietarios del común, disfrutar de los ideales y esperanzas. Criticar constructivamente lo que se debe de mejorar, en fin saber, como es así, que ese equipo, juegue como juegue, obtenga los resultados que obtenga, no son ni más ni menos que el reflejo de la estructura humana que representa. Concienciarnos, que lo importante, lo verdaderamente importante, no es ni el equipo que compite ni los resultados deportivos, que estos son reflejo de lo que subyace que si es muy importante, unas personas, que han llegado a conocerse, que han conseguido crear un hogar común, a plantearse conjuntamente una filosofía de vida, de solidaridad, compañerismo, cooperación, ayuda mutua.

 

Ser capaces de implantar en el subconsciente colectivo la idea de grupo, incluso de tribu, de sentirse respetado y recibido en la misma y de conseguir algo en común en una catarsis colectiva.

 

Aprovechar que nuestro Club, compagina la fuerza de la juventud con la edad y la experiencia de personas de primer nivel.

 

Ser capaces de llegar a construir nuestra propia CATEDRAL, un "pueblo" entero que se pone en marcha, todos unidos, salvando diferencias, riquezas, ideas, clases sociales por ese fin, que si a primera vista pudiera parecer el deportivo, ese es el escaparate, el que subyace es el desarrollo humano colectivo de un numeroso grupo de personas, con valores éticos, morales, humanos, con inquietudes fuertes y profundas, con necesidades vitales que en este caso se proyectan y materializan en unos resultados deportivos.

 

Y para todo ello, solo y nada menos que contamos con uno y cada uno de nosotros, Xerecistas de nacimiento y creencia, con cada uno de nosotros que en ningún caso podemos dar ni un paso atrás. Como dice un Xerecista de los de verdad, con el Xerez, hay que ser muy generosos, porque forma parte de nuestra propia esencia más intima.

 

Y conseguir que no solo el Xerez Deportivo F.C., sino todos y cada uno de los Xerecistas, "You'll never walk alone"

E.C.G. - Socio 1.486

MANUEL MARTÍN MORGADO, Acuarela y rotulador
publicidad

© 2017- Xerez Deportivo FC - Web Oficial

AV. RAFA VERDÚ, COMPLEJO DEPORTIVO CHAPÍN, EDIFICIO JEREZ 2002 11405 – JEREZ DE LA FRONTERA (CADIZ) TELÉFONO: 956 11 22 32

info@xerezdeportivofc.com

Google+
Aviso legal Privacidad